fbpx

7 BENEFICIOS DEL YOGA ONLINE

esterilla yoga fucsia portátil abierto

Desde marzo de 2020 (y su peculiar giro de guión) la oferta de clases y formaciones online se ha disparado. Son muchas las empresas –y escuelas de yoga– que apuestan por ofrecer un servicio en línea con el objetivo de satisfacer las necesidades de la ya conocida “nueva normalidad”. Pero, ¿cuáles son los beneficios del yoga online?

En materia de yoga la llegada de clases a distancia (en diferido y/o en directo) está revolucionando la forma de practicar, ya que los alumnos acogen con entusiasmo un modelo que les ofrece libertad, flexibilidad y disciplina. En el formato online, los desplazamientos dejan de ser un inconveniente y escoger el centro de yoga favorito ya no depende de la proximidad sino de la calidad. Basta con una buena conexión a Internet y un espacio adecuado para la práctica. 
Pero, ¿Son todo ventajas? En Mandiram así lo creemos, y por eso analizaremos los 7 principales beneficios del yoga online que nuestros alumnos y alumnas han experimentado al unirse a nuestras clases y formaciones. Allá vamos 🙂

Veamos los 7 beneficios del yoga online

  1. Crear un santuario propio en la comodidad de tu casa: Realizar formaciones online de yoga permite a los alumnos crear por su cuenta un espacio de paz y serenidad donde llevar a cabo la práctica; construir su propio santuario de calma y meditación. Además, pueden hacerlo cómodamente desde casa, a su gusto y acorde con sus necesidades personales. 
  1. Flexibilidad horaria y descentralización: Cuando las escuelas de yoga ofrecen clases en línea permiten la inclusión de muchos alumnos que se veían imposibilitados por vivir lejos de los centros neurálgicos de formación: capitales, grandes ciudades… Así, el yoga online permite a los yoguis que viven en la periferia beneficiarse de una alternativa para su formación y, además, con los horarios que deseen. 
  1. Adaptar la clase a tu energía: Aunque esto es algo que podemos hacer en las clases presenciales, practicar en casa nos permite olvidarnos de las exigencias externas, evitar la comparación y, en especial, la competición. Quizás un día no queramos forzar tanto nuestro cuerpo, pero lo acabamos haciendo por “el que dirán” o “lo que se espera de mí”. Desde casa, a los alumnos les resulta más sencillo conectar con la humildad, la modestia y la rendición que acarrea la práctica.  Eso sí, con la misma calidad y profesionalidad que las clases presenciales, ya que nuestras sesiones y formaciones online siempre son en directo, lo que nos permite observar y corregir si la práctica se está llevando a cabo correctamente o si, de lo contrario, necesita ajustes. 
  1. Hacer yoga desde cualquier lugar del mundo y conocer nuevos perfiles: Las clases online están abiertas para alumnos de cualquier lugar del mundo. Es por esta razón que las prácticas a distancia nos permiten relacionarnos con perfiles distintos que nos aportan nuevas ideas y un entorno más diversificado, que de otra manera no hubiéramos conocido nunca. En Mandiram tenemos alumnos de habla hispana de alrededor del mundo, y no sabéis el gusto que da ver cómo el yoga une culturas y países. Asimismo, el yoga a distancia es una alternativa ideal para aquellas personas que viajan (o les gustaría viajar más asiduamente) y quieren compatibilizar una práctica constante con un estilo de vida más nómada. Y des del punto de vista del profesor, poder trabajar a distancia también supone un amplio abanico de nuevas posibilidades. 
  1. Conciliar la vida familiar con mayor facilidad: El yoga desde casa también nos brinda la oportunidad de compaginar con mayor flexibilidad y agilidad nuestra vida personal. Hablamos en especial de yoguis que son madres y que cuentan con el tiempo justo para hacer una clase o seguir un nuevo módulo de formación. Con el formato online, hacer este “switch” es más fácil ya que, por ejemplo, invertimos menos tiempo en desplazamientos innecesarios. Uno de los beneficios del yoga online más importante.
  1. Vincular tu hogar a un espacio de relajación: Cuando el alumno empieza a practicar en casa crea una asociación positiva con su hogar: la casa es un espacio donde relajarse y conseguir aliviar el estrés. Esta conexión es profundamente beneficiosa para reducir la ansiedad y construir un lugar seguro donde trabajar la paz interior. Además, como el hogar está libre de disparadores de estímulos es más sencillo conectar con nuestra propia conciencia y profundizar en los beneficios del yoga.
  1. Un precio adecuado a tus necesidades: Por último, la oferta a distancia de clases de yoga se adapta mejor al precio y a la necesidad de cada alumno. Existen opciones en directo o en diferido, más flexibilidad horaria, mayor oferta… Aunque la calidad y el contenido impartido es el mismo, en Mandiram rebajamos el precio de las formaciones online respeto a las presenciales ya que entendemos que así se ajusta más al bolsillo de cada practicante. 

Los beneficios del yoga online no solo los encontramos en las clases que podamos hacer, sino en toda la comunidad a la que podemos llegar gracias a que en este formato no existen barreras. De hecho, las clases de yoga online son ya una realidad que han llegado para quedarse, pues la formación a distancia ofrece a muchas personas la posibilidad de compatibilizar su vida con prestaciones que hasta ahora les eran inaccesibles. Os invitamos a conocer nuestras clases online semanales y a consultar nuestras formaciones en yoga online que empezarán en Octubre de este año. 

profesora yoga chaturanga esterilla

Namasté 🙂

Contenido relacionado que te puede interesar:

Ir arriba