fbpx

7 CONSEJOS PARA PRACTICAR LA ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

La alimentación consciente te ayudará a comer mejor, a adelgazar y a apreciar mucho más la comida. Aquí te damos 7 consejos para ponerlo a prueba.

¿Tengo hambre? ¿Cuánta hambre tengo? ¿Es hambre física o es hambre emocional? ¿Dónde siento ese hambre? Seas omnívoro o carnívoro estas son algunas de las preguntas que nos hacemos cuando empezamos a aplicar Mindful Eating o Alimentación Consciente.

¿Qué es la alimentación consciente?

La Alimentación Consciente es un camino alternativo a las dietas de adelgazamiento y al efecto yo-yo, que está demostrando ser un magnífico camino para conseguir un peso saludable, de forma duradera y sin sufrir.

Tanto si llevas años luchando con tu peso, como si crees que ahora sólo te sobran unos ‘kilitos’, seguramente sabrás algo sobre la última dieta de moda, picar aunque no tengas hambre, querer pero no poder, ‘mañana empiezo’, esto no es hambre sino ansiedad, cómo me he podido comer todo esto, … Si te sientes identificado con alguna de estas cosas, te interesará saber que Mindful Eating te puede ofrecer una alternativa para aliviar ese malestar en torno al peso y a la comida.

La mayoría de las veces nos alimentamos rápidamente y sin prestar atención, en modo piloto automático, con nuestros pensamientos puestos en otra parte, planificando, rumiando, y al darnos cuenta ya nos hemos terminado el plato. Probablemente al poco rato volveremos a tener hambre, pero no hambre física, sino hambre sensorial, deseo de repetir esa experiencia que nos hemos saltado por tener la cabeza en otro lugar. Comer atentos nos permite disfrutar más de la comida y a la vez sentirnos más satisfechos con menos cantidad.

Al comer de forma consciente, también nos preguntamos si esto que sentimos es hambre o es alguna otra emoción que estamos confundiendo con hambre, como aburrimiento, estrés, ansiedad, miedo,etc.. La comida es una fuente de placer inmediato, y muchas veces comer se vuelve una estrategia para calmar muchas de las emociones que en nuestro día a día nos generan malestar. Al aplicar Alimentación Consciente, aprenderemos a diferenciar los diferentes tipos de hambre (emocional, sensorial, de estómago, mental…) y a la vez sabremos dar respuestas diferentes a ese malestar que no sea comer.

Cuando empezamos nos concentramos en la alimentación consciente, observamos cada comida como acto único de amor hacia nosotros mismos, permitiéndonos disfrutar de su aroma, de su sabor y de su color como experiencias únicas y dejando de la lado los juicios y la culpa que podamos tener torno a esos alimentos. En definitiva, la Alimentación Consciente, nos permitirá conseguir un peso más saludable sin tener que hacer dieta, ya que comer atentos nos permitirá comer menos, disfrutar más de la comida, sentirnos mejor con nosotros mismos y con nuestro cuerpo, tratándonos con más amabilidad.

Aquí tienes algunos consejos para empezar a comer de forma más consciente:

1. Observa tu respiración

Cuando sientas el impulso de comer, párate un momento, observa tu respiración y dónde notas ese impulso. Intenta descifrar si es hambre o es otra cosa (aburrimiento, estrés…)

2. Piensa realmente qué te apetece comer

Si decides que es hambre, piensa realmente qué te apetece comer y prepáralo con consciencia, poco a poco, observando sin juicio tus pensamientos en torno a ese alimento.

3. Sírvete la comida en un plato bonito

Siéntate y respira unas cuantas veces antes de empezar a comer.

4. Utiliza todos tus sentidos

Cuando comas, utiliza todos tus sentidos de forma intencionada, vista, olfato, gusto, tacto, para disfrutar al máximo de esa experiencia.

5.  Deja los cubiertos en la mesa

Mientras estés comiendo, entre bocado y bocado.

6.  Evita distracciones

Evita mirar en el teléfono, la tele y la radio.

7. Reconozca los señales de saciedad

Pon atención a las señales de saciedad que provengan de tu estómago para decidir cuando parar de comer.

Por Mireia Hurtado, Psicóloga y Técnica Superior en Dietética y Nutrición.

Contenido relacionado que te puede interesar:

Ir arriba