fbpx

LA IMPORTANCIA DE LA RESPIRACIÓN

Las funciones que hace tu cuerpo todos los días, como digerir la comida, mover tus músculos o hasta pensar, ¡necesitan oxígeno! . El trabajo de nuestro pulmones es aportar oxígeno para producir energía y deshacerse del gas residual que se acumula en el cuerpo.  

Esto es vital para el organismo:  fíjate que puedes pasar unos días sin comer pero sin respirar no más de unos minutos (y eso con entrenamiento!)

Hay muchas teorías diferentes sobre lo que significa “respirar bien” que pueden ser incluso contradictorias.

¿Qué es respirar bien?

Si te fijas en tu respiración verás que cambia mucho según lo que estés haciendo (leer, correr o tocar el saxofón requieren naturalmente gestos respiratorios distintos).  Y también cambia por nuestros estados anímicos y mentales

Podríamos entender respirar bien como la capacidad de la respiración de adaptarse a lo que necesitas en cada momento.

Aunque a veces somos víctimas de miedos y preocupaciones que solo se fundamentan en creencias antiguas del inconscente -o sea que no son verdad.  Pero el cuerpo se las cree, se tensa y la capacidad respiratoria se limita. Se queda bloqueada en un determinado patrón. 

¿Cuántos de nosotros vivimos con una tensión latente constante?  Eso tiene un precio muy alto a la larga: nuestra salud (digestiva, hormonal, reproductora, inmunológica, etc.)

Cómo respirar bien para relajarse

Una característica muy importante de la respiración es que  aunque respiramos sin darnos cuenta durante la mayor parte del tiempo, también podemos afectar voluntariamente nuestra respiración (por ejemplo hacer una respiración profunda, cantar, suspirar o practicar un pranayama).

Es la única función del cuerpo  involuntaria y también voluntaria.

Por esto la respiración es una llave que podemos usar para influir en nuestro sistema nervioso autónomo (el involuntario) y sus funciones. Por ejemplo, no puedes dominar voluntariamente el ritmo del latido del corazón, pero sí puedes dominar tu respiración y como efecto acelerar o desacelerar el latido. Lo mismo sucede con la digestión y muchas otras funciones biológicas más.  

Tres formas rápidas fáciles y eficaces para relajarte en un momento de tensión son:

  1. Suspirar 10 veces dejando que salga sonido al exhalar (aaaaah)
  2. Alargar la exhalación. Para esto puedes hacer un suspiro y seguir exhalando con el sonido SSSSSS hasta que se acaba el aire.
  3. Dirigir
    * 3 respiraciones profundas hacia el abdomen.
    * 3 respiraciones profundas hacia las costillas a los lados
    * 3 respiraciones profundas hacia la espalda abajo, donde acaban las costillas/zona riñones
Malos hábitos en la vida cotidiana

Lo que tenemos que tener en cuenta es que nuestros hábitos, – por ejemplo nuestra actividad diaria y también cómo pensamos y sentimos -, dejan “huella” en nuestro sistema, creando patrones que llegan a modificar nuestros tejidos y crear bloqueos corporales y mentales.

Así, si sufro ansiedad durante un período sostenido de tiempo, mi respiración creará un patrón en base a esas tensiones que modelarán los músculos y el tejido conectivo y, además, se irá estrechando mi capacidad de respiración. En cambio, si respiro de otra manera, puedo poner un nuevo input para contribuir a salir del círculo vicioso de la ansiedad.

Entonces, ¿es correcto hablar de una respiración correcta o saludable?  En nuestra opinión una respiración correcta es una respiración libre. Esto se da en un cuerpo saludable, flexible y abierto, libre de bloqueos. Para que la respiración pueda manifestarse de diferentes maneras según la necesidad del momento. 

Y con una memoria corporal que le facilite volver a estados de profunda calma.  

La buena noticia es que esto se puede «entrenar» con ejercicios de cuerpo y de respiración. En Yoga siempre estarán presentes en una buena clase.  Y después de la clase…

¿cómo respirar bien el resto del día?

Dándote cuenta durante el día de cuándo estás tensándote innecesariamente. 

Sea en medio de una situación difícil,  una relación tensa o -la mayor parte de las veces- por lo que estás pensando sin darte cuenta.

El 80% de esos pensamientos son negativos y el 80% son los mismos que ayer. Esto nos mantiene en esa tensión de base nociva para el sistema.

Así que el remedio es este: date cuenta y al ser consciente puedes decidir soltar esa tensión.

Ayúdate de una respiración profunda con una bueeena exhalación.

Namaste! 

 

Contenido relacionado que te puede interesar:

Ir arriba