fbpx

LA IMPORTANCIA DE LA RESPIRACIÓN

[vc_row][vc_column][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]la importancia de la respiracion

[post_date]

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»2/3″][vc_column_text el_class=»texto-blog»]Las funciones que hace tu cuerpo todos los días, como digerir la comida, mover tus músculos o hasta pensar, ¡necesitan oxígeno! Cuando este proceso sucede, se produce dióxido de carbono como producto de deshecho. El trabajo de nuestro pulmones es proveer oxígeno para para producir energía y deshacerse del gas que acumulamos en el cuerpo, es decir, dióxido de carbono. Es por esta razón que, aunque podríamos pasar unos días sin comer, no sobreviviríamos más allá de unos minutos sin respirar.

Hay muchas teorías diferentes sobre lo que significa “respirar bien” que pueden ser incluso contradictorias, sin embargo, si nos fijamos en la respiración espontánea, ésta puede tener formas muy variadas. Por ejemplo, según la actividad que estemos realizando (leer, correr o tocar el saxofón requerirían naturalmente gestos respiratorios diferentes) y también por nuestros estados anímicos y mentales. 

Una característica muy importante de la respiración es que puede ser dominio del sistema nervioso autónomo, es decir de la parte que gestiona los ritmos orgánicos del cuerpo como el pulso y la digestión, o del sistema nervioso somático – la parte de nuestro sistema nervioso que se encarga de los movimientos voluntarios-.

Y aunque respiramos sin darnos cuenta durante la mayor parte del tiempo, también podemos afectar voluntariamente nuestra respiración (por ejemplo para hablar, cantar, o practicar un pranayama). Es por esto que, la respiración es una llave que podemos usar de manera activa para influir en nuestro sistema nervioso autónomo y sus funciones. Por ejemplo, no puedes dominar voluntariamente el ritmo del latido del corazón, pero sí puedes dominar tu respiración y como efecto acelerar o desacelerar el latido. Lo mismo sucede con la digestión y muchas otras funciones biológicas más.

Lo que tenemos que tener en cuenta es que nuestros hábitos, – por ejemplo nuestra actividad diaria o cómo pensamos y sentimos -, pueden dejar “huella” en nuestro sistema, creando patrones que hasta pueden modificar nuestros tejidos o crear bloqueos corporales y mentales. Así, si sufro ansiedad durante un período sostenido de tiempo, mi respiración creará un patrón en base a esas tensiones que modelarán los músculos y el tejido conectivo y, además, se irá estrechando mi capacidad de respiración. En cambio, si respiro de otra manera, puedo poner un nuevo input para contribuir a salir del círculo vicioso de la ansiedad.

Entonces, ¿es correcto hablar de una respiración correcta o saludable? En mi opinión, creo que el enfoque correcto sería hablar de un cuerpo saludable, flexible y abierto, libre de bloqueos, para que la respiración pueda manifestarse de diferentes maneras según la necesidad del momento, con registros y una memoria corporal que lo haga favorable a volver a estados de profunda calma. [/vc_column_text][vc_separator][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»6460″ img_size=»150×150″ alignment=»right»][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

POR VALERIA VILLANUEVA

Profesora de Mandiram Yoga.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column][vc_separator][/vc_column][/vc_row]

Ir arriba

Promoción
Black Friday

2 meses
gratis

Dias
Horas
Minutos
Segundos
Dias
Horas
Minutos

Hasta del 3 de diciembre