fbpx

ESTAS SON LAS RAZONES POR LAS QUE NO DEBES EMPEZAR A HACER YOGA

 

Todos los amantes del Yoga llevamos dentro un profeta. Si nos cruzamos por el camino con alguien que nunca ha practicado Yoga se nos iluminan los ojos, las manos nos sudan y en el 95% de los casos le soltamos las siguientes tres palabras: “pues deberías probarlo”.

Seguramente existen algunos valientes que saltan a la esterilla y resulta que les encanta, se ven más fuertes, notan que respiran mejor, se sienten más despiertos y conscientes, sus relaciones se transforman, bla, bla, bla. Pero seamos sinceros: la mayoría nunca pone un pie en una escuela de Yoga. No importa cuán dolorosos estén física, mental o emocionalmente, que antes muertos que en adho mukha svanasana.

Así que para todos aquellos que se les haya pasado por la cabeza alguna de estas 3 razones para no hacer Yoga, estáis de suerte: no tenéis porqué hacerlo.

1. El dolor crónico en mi espalda no es realmente tan malo.

Hay muchas razones por las que puede dolerte la espalda. Lo más probable es que pases mucho tiempo sentado o trabajando en una silla que lo único que está haciendo por ti es aplanar tu columna vertebral – a menos que seas bailarín o tengas una madre obsesionada con que te sientes correctamente en la mesa -.

El ejercicio y el yoga en particular, puede borrar el dolor de espalda y aligerar el estrés en tu columna y, además, alarga los músculos y fortalece tu lumbar. Pero oye, que todo bien.

2. La sensación de estrés en mi pecho me gusta, me da vidilla.

Ay estrés, somos tal para cual. Prometí serte fiel en la prosperidad y especialmente en la adversidad, en la salud y definitivamente en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida. Y aquí sigo. Contigo dentro de mi corazón.

Aunque el Yoga nos ayuda a dar más coherencia y perspectiva a nuestros problemas y nos enseña a respirar para gestionar mejor nuestras emociones (la respiración puede calmar tus ondas cerebrales en aproximadamente 30 segundos), ¿a quién le importa eso? ¡A nadie le amarga un dulce estrés!

3. No hay mejor lugar para estar que en la mismísima luna. 

Para aquellos que no les importa no dormir durante la noche y para los que están en la luna durante el día (aunque a veces una cosa es consecuencia de la otra), no os acerquéis a vuestro estudio de yoga : ¡El Yoga ayuda a dormir mejor y a estar más centrado!

Muchas posturas de yoga están diseñadas para restablecer y equilibrar tu sistema suprarrenal, para que estés menos ansioso al instante, para enfocar tu mente y para que dejes de pelear o volar mentalmente, y así gestionar mejor tu energía durante el día. Por eso nuestra recomendación del día es: no hagas Yoga.

Dicho esto, si después de haber leído este post eres de los raros que aún quieren probar Yoga o al menos se te ha despertado el “gusanillo”, no tengas miedo, que el Yoga no muerde.

No voy a decirte aquello de “pues deberías probarlo”,  pero mi recomendación es que, si quieres aprenderlo, lo hagas en un curso de yoga para principiantes para poner solución a tu dolor de espalda, a tu estrés, a tu insomnio o a cualquier inseguridad que tengas acerca de este tema.

¡Aprovecha la oportunidad!

 

Ir arriba

Promoción
Black Friday

2 meses
gratis

Dias
Horas
Minutos
Segundos
Dias
Horas
Minutos

Hasta del 3 de diciembre